Primeras pinceladas sobre una alimentacion saludable

La sociedad actual está imponiendo algunos cambios nada favorables, como son el sedentarismo (es decir, la falta de actividad física) y el aislamiento. Por ello, tenemos que tomar medidas para que además de tener calidad de vida, esta sea saludable para poder disfrutarla con mayor intensidad.

Desde la antigüedad la alimentación se ha considerado uno de los pilares básicos de nuestra salud, ya que la comida ofrece a nuestro organismo todo lo que este necesita para funcionar correctamente. Por ello, debemos ser cuidadosos y cuidadosas con lo que nos alimentamos y cuánta cantidad comemos. Con una alimentación adecuada se previenen y mejoran enfermedades cardiovasculares, obesidad, osteoporosis, fibromialgia, etc.

De todas estas dolencias nos ocuparemos poco a poco, e iremos dando las claves esenciales para la alimentación adecuada para cada una de estas.

Podemos decir que las claves de una alimentación sana se  resumen en dos ideas fundamentales: moderación y variedad; estas dos combinaciones las encontramos en el dicho “desayunar como reyes, almorzar como príncipes y cenar como mendigos”. Esto es, el desayuno es la comida más importante del día ya que este nos dará la energía física y psicológica necesaria para comenzar la jornada.

El almuerzo nos ayudará a que esta fuerza no decaiga, y por último una cena ligera  y no pesada hará que nuestras horas de sueño sean placenteras y reconfortantes. En caso contrario, es decir, nuestra jornada será más agotadora si nuestro desayuno es ligero (nos faltará energía para empezar el día), el almuerzo abundante (nos adormilará durante la tarde) y la cena copiosa (tendremos hambre debido a la falta de proteínas y vitaminas que hemos tenido durante el día harán que nuestra vigilia sea  pesada y desoladora)