Revisión médica de nuestra salud

En capítulos anteriores hablábamos de la conveniencia de ponerse en manos de un especialista dietético para llevar a cabo una dieta sana y adecuada.

Para disfrutar de una salud de hierro, sólo tenemos que seguir los consejos que aquí os estamos dando, pero para comprobar que esto es así, y que no existe ningún problema importante, es imprescindible vigilar nuestra salud acudiendo periódicamente a nuestro médico familiar para un Reconocimiento Médico General. También son importantes las revisiones anuales con los distintos especialistas (dentista, oculista, ginecólogo /a, urólogo, etc.) Con esto os queremos hacer entender que el médico es el mejor consejero en salud.

visión médica de nuestra salud

Tal y como nuestro doctor o doctora nos aconsejará, no debemos abusar de los medicamentos y menos aún tomarlos sin  su prescripción ya que podemos empeorar nuestra enfermedad por su abuso o uso inadecuado. De igual manera, no debemos obsesionarnos con la enfermedad, por ello nuestro médico profesional nos aconsejará sobre la mejor forma de afrontarla sin que repercuta inadecuadamente en nuestra salud psicológica.

Si decidimos hacer deporte, es especialmente importante informar a nuestro médico para que realice la oportuna revisión médica que asegure que lo podemos hacer sin problemas. Él nos sugerirá sobre nuestra mejora física y psicológica, sin olvidar que es importante para el cuidado de esta última, la prosperidad en la salud social, tal y como expondremos en capítulos sucesivos.

Consejos de alimentación para personas mayores

alimentacion personas mayores

Las personas mayores, además de los consejos de la Pirámide de la Alimentación, deben tener en cuenta otra serie de consejos:

  • Como norma general, la dieta debe ser lo más variada posible.
  • Elige alimentos frescos y preparaciones sencilla (vapor, plancha, horno) Son más sencillos de cocinar y mantienen mejor sus propiedades.
  • Come tranquilamente y mastica bien.
  • Aprovecha los beneficios de la Dieta Mediterránea, rica en legumbres, pescados, verduras, frutas y aceite de oliva. Es beneficiosa para jóvenes y mayores.
  • Consume leche y derivados lácteos desnatados (queso, yogures, batidos, etc.)
  • Reduce el consumo de carnes y grasas animales.
  • Reduce el consumo de sal, dulce, café, té y bebidas gaseosas.
  • No tomes las bebidas demasiado calientes.
  • Evita las comidas entre horas. Si no es posible, puedes tomar alguna pieza de fruta.
  • El consumo de líquidos debe ser abundante, acerca de 2 litros de agua al día. Preferiblemente se beberá fuera de las comidas.
  • Evita el consumo de tabaco y  limita al mínimo el consumo de alcohol.
  • Especial importancia tiene mantener un peso adecuado, cercano al ideal (podemos consultarlo en cualquier farmacia) El sobrepeso puede tener consecuencias peligrosas para nuestra salud.

Pirámide de una alimentación adecuada

Son diversas las ocasiones en las que nos cuestionamos, ¿a cuánto equivale realmente una ración adecuada de comida? Las cantidades y tipo de alimentos a consumir van a depender de las necesidades de cada persona. Así mismo, dichas raciones o cantidades de comida se determinarán en función de la edad, la altura y la complexión del cuerpo de cada persona. Es por este motivo que las necesidades alimentarias se ajustarán a cada persona individualmente.

Aunque los datos que aquí aportamos son generales, no debemos olvidar que a la hora de realizar algún tipo de dieta debemos acudir a los profesionales especializados en dietética así como a nuestro médico familiar.

Por lo general, más de la mitad de lo que comemos al día (60%) debe corresponder a los alimentos del grupo de los hidratos de carbono. El 15% correspondería a verduras y frutas, tanto frescas como cocidas. Esto lo podemos explicar según la pirámide de la alimentación general que a continuación se detalla:

CONSUMO OCASIONAL

  • Grasas (salvo aceites de oliva y semillas; girasol, maíz, soja, etc.)
  • Dulces, bollería, caramelos, pasteles, refrescos, helados…
  • Carnes grasas, embutidos y patés

CONSUMO SEMANAL

  • Pescados: 3-4 raciones
  • Carnes magras: 3-4 raciones
  • Huevos: 3-4 raciones
  • Legumbres: 2-4 raciones
  • Frutos secos: 3-7 raciones

CONSUMO DIARIO

  • Leche, yogur, queso: 2-4 raciones
  • Aceite de oliva: 4 a 6 raciones
  • Verduras y hortalizas: 2 raciones
  • Frutas: 3 raciones
  • Pan, cereales integrales, arroz, pasta, patatas: 4-6 raciones
  • Agua: 6 a 8 raciones

Por último, recordar que una dieta equilibrada debe ir acompañada de un mínimo de 30 minutos diarios de ejercicio físico.

Primeras pinceladas sobre una alimentacion saludable

La sociedad actual está imponiendo algunos cambios nada favorables, como son el sedentarismo (es decir, la falta de actividad física) y el aislamiento. Por ello, tenemos que tomar medidas para que además de tener calidad de vida, esta sea saludable para poder disfrutarla con mayor intensidad.

Desde la antigüedad la alimentación se ha considerado uno de los pilares básicos de nuestra salud, ya que la comida ofrece a nuestro organismo todo lo que este necesita para funcionar correctamente. Por ello, debemos ser cuidadosos y cuidadosas con lo que nos alimentamos y cuánta cantidad comemos. Con una alimentación adecuada se previenen y mejoran enfermedades cardiovasculares, obesidad, osteoporosis, fibromialgia, etc.

De todas estas dolencias nos ocuparemos poco a poco, e iremos dando las claves esenciales para la alimentación adecuada para cada una de estas.

Podemos decir que las claves de una alimentación sana se  resumen en dos ideas fundamentales: moderación y variedad; estas dos combinaciones las encontramos en el dicho “desayunar como reyes, almorzar como príncipes y cenar como mendigos”. Esto es, el desayuno es la comida más importante del día ya que este nos dará la energía física y psicológica necesaria para comenzar la jornada.

El almuerzo nos ayudará a que esta fuerza no decaiga, y por último una cena ligera  y no pesada hará que nuestras horas de sueño sean placenteras y reconfortantes. En caso contrario, es decir, nuestra jornada será más agotadora si nuestro desayuno es ligero (nos faltará energía para empezar el día), el almuerzo abundante (nos adormilará durante la tarde) y la cena copiosa (tendremos hambre debido a la falta de proteínas y vitaminas que hemos tenido durante el día harán que nuestra vigilia sea  pesada y desoladora)